Loading...

Shopkins ¿ los conocéis?

Nuestros hijos e hijas expuestos a los «influencers» desde su más tierna infancia.

Había vuelto tarde a casa y me apetecía estar un rato tirado en el sillón con mis hijos (de sin más, sin hacer mucho más. Ellos estaban viendo la tele y yo entreveía lo que ellos miraban sin hacer mucho caso: eran dibujos animados de trazo infantiloide, con colores vivos y voces estridentes. Nada por lo que preocuparse así a simple vista. Eran ¡Los shopkins! Enseguida salí de mi sopor fatigado y presté atención ¿Cómo emitían en horario infantil y además en una televisión pública una cosa así? No, no eran ni violentos, ni había sexo explícito ni esas cosas que tanto perturban a las personas de bien, pero a mí, concretamente a mí, esto me escandalizó. Los shopkins son unos personajillos que viven en un supermercado y tienen aventuras en él. Viven en las estanterías y cada uno asume como personaje uno de los productos que se pueden comprar en él. A los niños pequeños les encanta su voz chillona, sus colores brillantes, su música pegadiza y lo que les ocurre en su mundo, del que no salen pues en él encuentran la solución a todas sus necesidades.

Desde chiquitines estamos supeditados a que la sociedad de consumo nos eduque para que no salgamos de ella, para que no la cuestionemos, para que creamos que todo en ella es de colores vivos y que todo en ella tiene solución. ”En un supermercado puedes encontrar un montón de cosas pero nunca, nunca, como en el supermercado de Shopville Allí, todo es especial, tan especial que incluso los productos cotidianos tienen vida. Si entras en Shopkins, abrirás la puerta a un mundo de fantasía, diversión y aventuras”  Desde pequeñitos nos enseñan a no cuestionarla. Desde nuestra más tierna infancia nos trasladan que quizás haya otros mundos, que puede haber otras realidades, pero que el mundo perfecto, la realidad óptima está dentro de un supermercado.

Carlos Ballesteros